T22 El principal reto de los equipos legales

Los equipos legales dentro de una organización nos enfrentamos a diversos retos cuando se trata de dar resultados.

Uno de los principales retos es mantener satisfecho al cliente interno, para lo cual se nos exige trabajar con calidad y rapidez, atendiendo una gran cantidad de tareas a la vez. Superar este reto de manera satisfactoria parece, en ocasiones, imposible de lograr.

¿Qué podemos hacer? Lamentablemente, no existen fórmulas mágicas, pero sí tenemos diversas alternativas.

La primera y más importante es definir qué tipo de equipo legal queremos ser. Es decir cuál es nuestra misión: atender solicitudes en el menor tiempo posible, ser un equipo proactivo que prevenga contingencias, o bien, ser un equipo que resuelva problemas o «bomberazos», etc.

En segundo lugar, debemos resolver la cuestión sobre nuestra injerencia en la empresa y los temas o áreas en las que se nos pide apoyar principalmente.

Con lo anterior sabremos qué perfiles debemos buscar para conformar nuestro equipo.

El tercer paso es hacer las pases con la tecnología y las medidas avanzadas de seguridad que el mundo tecnológico nos ofrece, de modo que podamos crear, institucionalizar y automatizar procesos beneficiando nuestros tiempos de respuesta pero sin desatender la calidad de nuestra labor. Desde sistemas de elaboración de contratos que nos apoyen en el seguimiento con nuestros clientes internos y viceversa, hasta firmas electrónicas y otros mecanismos de seguridad.

Las posibilidades son infinitas.

En tu equipo, ¿qué medios se han puesto para atender las inquietudes de los clientes internos de manera más eficiente? Nos encantaría escuchar tus comentarios y opiniones sobre este tema.

Comentarios (1)

1 Comentario »

  1. Priscila, gracias por tu aportación. Quisiera añadir que es útil tener la definición de éxito de nuestro cliente interno. Y si no es la misma que nosotros abogados, no debemos de desesperarnos. Poco a poco hay que ir vendiendo los alcances y beneficios de lo que hacemos e ir construyendo junto con el cliente una definición de éxito que sea útil para todos. Otra sugerencia es que al menos 1 vez al mes le preguntemos a nuestro cliente al menos 1 de las siguientes preguntas: a) ¿por qué me contrataste? b) ¿por qué me correrías? c) del 1 al 10 ¿cómo te he atendido? d) ¿qué más te debo de entregar?, e) ¿con quién más debo platicar de esto?

    Saludos!

    Escrito por Beto Fuentes — 25 abril, 2017 @ 8:32 Responder

Deja un comentario