T39 ¿Los nonatos pueden adquirir bienes?

Estimados lectores, esta semana tenemos la fortuna de compartirles un artículo muy interesante, escrito de la autoría del licenciado Misraim Ordóñez Vela, quien actualmente se desempeña como titular del área jurídica de la notaría pública número 1, segunda demarcación del estado de Morelos, que deriva de la siguiente consulta:

 

¿Los nonatos pueden adquirir bienes?

 

De las donaciones

Por una parte, el código civil federal establece en su artículo 2332 que la Donación es un contrato por el que una persona transfiere a otra, gratuitamente, una parte o la totalidad de sus bienes presentes, reservándose los necesarios para subsistir, a otra llamada donatario, quien tendrá que aceptar expresamente dicha donación.

 

No obstante que todos los contratos deben reunir los requisitos de existencia y validez marcados por la ley, entre los cuales se encuentra la capacidad de los contratantes, es decir, tener tanto la aptitud para ser titular de derechos y obligaciones (capacidad de goce), la cual se adquiere por el nacimiento y la de ejercer dichos derechos y obligaciones por sí solo (capacidad de ejercicio), misma que se adquiere por la mayoría de edad, en el caso de las donaciones, establece la siguiente excepción para los aún no nacidos:

 

“…Artículo 2357.- Los no nacidos pueden adquirir por donación, con tal que hayan estado concebidos al tiempo en que aquélla se hizo y sean viables conforme a lo dispuesto en el artículo 337…”.

 

Derivado de lo anterior, se precisa que para el caso de las donaciones, la ley protege al no nacido desde su concepción y le reconoce la aptitud para ser titular de derechos y obligaciones, con la condición de que nazca vivo y viable, por lo tanto, si se podrían llevar a cabo este tipo de donaciones.

 

Del testamento

El testamento es definido en el artículo 1295 del código civil federal, como el acto jurídico mediante la cual el testador o autor del testamento puede disponer del destino de sus bienes y derechos después de su muerte.

 

La legislación civil federal y los códigos civiles de los estados, prevén diversos tipos de testamentos en cuanto a su forma, pero para efectos del presente artículo, solo nos enfocaremos en el testamento público abierto, que es el más común, seguro y recomendable, el cual se otorga ante Notario Público y que además en cualquier momento se puede revocar o hacer uno nuevo que revoque a los anteriores.

Es obligación del Notario público, redactar el testamento apegándose estrictamente a la voluntad del testador, siempre y cuando se cumplan los requisitos legales, además de cerciorarse de la capacidad jurídica del testador.

El código civil federal establece en el artículo 1314 lo siguiente:

Son incapaces de adquirir por testamento o por intestado, a causa de falta de personalidad, los que no estén concebidos al tiempo de la muerte del autor de la herencia, o los concebidos cuando no sean viables, conforme a lo dispuesto en el artículo 337…”.

 

Por último, explicaremos brevemente la teoría del nasciturus o no nacido, para enriquecer el tema que nos ocupa.

En nuestro sistema jurídico se adopta la teoría del nacimiento, que el concebido tenga protección por ley, no significa que sea persona en sentido jurídico. Sin embargo se le tiene por nacido, para los siguientes casos: Para ser heredero, legatario o donatario, para ser acreedor alimentario y para ser reconocido; se puede decir, que tiene personalidad jurídica desde la concepción bajo la condición de que nazca vivo y viable.

Es importante resaltar, que tanto en la donación como en el testamento, el donatario o heredero de los bienes tiene que manifestar expresamente su aceptación.

Independientemente de que sean jurídicamente posibles las donaciones a los no nacidos, en la práctica no son comunes y desde nuestro punto de vista no son recomendables en virtud de la incertidumbre jurídica que genera el hecho de que el donatario nazca o no, vivo y viable, además de que siendo concebido pero no nacido, carece de los atributos de la persona, como lo es, el tener nombre para identificarlo debidamente registrado en su acta de nacimiento, además que al no poder firmar y aceptar la donación, firmaría en su representación la persona que ejerza la patria potestad.

En virtud de lo anterior, nuestra recomendación es disponer de los bienes mediante la celebración del testamento público abierto, así la persona interesada tiene plena libertad de designar como su heredero a un concebido no nacido, el cual, si nace vivo y viable tendrá toda la protección que marca la ley.

Es muy importante que acudan con el Notario Público de su confianza para que los oriente en la elaboración de su testamento.

 

Para mas informacion, pueden contactar directamente al licenciado Misraim Ordoñez Vela en su corre electrónico:

misravela@hotmail.com

Comentarios (4)

4 Comentarios »

  1. Felicidades, un excelente artículo

    Escrito por Marcela Iñigo — 16 de octubre de 2015 @ 15:02 Responder

  2. Como siempre, todas sus publicaciones son de gran utilidad. Gracias por compartir. ¡Saludos cordiales!

    Escrito por Georgina Navarro — 16 de octubre de 2015 @ 19:29 Responder

  3. Buen día. Como siempre, es muy grato leer sus publicaciones. Tengo una duda en relación a las donaciones de padres a hijos ¿también se debe realizar una escritura de donación cuando lo que se quiere donar es dinero? Si es así, ¿se deben pagar impuestos por esta donación? Y tambien ahora con la nueva Ley Antilavado, ¿existe alguna restricción?
    Muchas gracias de antemano.

    Escrito por Graciela — 6 de marzo de 2018 @ 12:15 Responder

    • Estimada Graciela,

      De acuerdo al artículo 2344 del Código Civil Federal si el monto del donativo excede de los $5,000.00 pesos se debe escriturar, este artículo señala lo siguiente:

      “Artículo 2344.- Si el valor de los muebles excede de doscientos pesos, pero no de cinco mil, la donación debe hacerse por escrito.

      Si excede de cinco mil pesos, la donación se reducirá a escritura pública.”

      La relación de padres a hijos esta exenta del impuesto sobre la renta, de acuerdo a la fracción XXIII en su inciso a) del artículo 93 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, que señala lo siguiente:

      “Artículo 93 No se pagará el impuesto sobre la renta por la obtención de los siguientes ingresos:”

      “XXIII. Los donativos en los siguientes casos:”

      “a) Entre conjugues o los que perciban los descendientes de sus ascendientes en linea recta, cualquiera que sea su monto.”

      Comenta con el notario estos artículos.

      Saludos

      JAG

      Escrito por Jorge Ayala — 31 de marzo de 2018 @ 17:47 Responder

Deja un comentario